Rebeca, la madre que divide

Si yo les parí, yo decido cuál es el primero.
Si las costumbres no me lo permiten, yo conseguiré que mi propio hijo reclame su lugar. Si el oráculo me lo ha revelado, yo sólo obedezco la voluntad de Dios.
No hay lugar para la misericordia. No hay lugar para mirar atrás. Lo he visto en mis sueños, y nada puedo cambiar. Jacob es el primero. Lo dicen los hechos, lo dicen sus ojos, lo dice nuestra ley.
No entrarán cananeos en nuestra estirpe. Pervivirá nuestra tradición, y será en Jacob.

@teatrodelosciclos S.K.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s