Ser la esposa de Jacob

Escucha mi espíritu las palabras que en mi niñez no alcanzo a expresar.

Nuevo amanecer en el pozo,

el día que te encontré.

Mi cuerpo te anhelaba,

Y tú lo despertaste sin palabras.

Soy tuya, eres mío, tienen que saberlo.

Se alza mi vida, respiro tu aliento.

Mis aguas se derraman, las recibes, y anuncias nuestro encuentro.

Marido y mujer, tenemos que serlo.

Si única soy para todos, sea yo sólo para tí.

@teatrodelosciclos S.K

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s