Raquel, o el deseo de ser madre

Tanto amor, y no fecunda.
Tantas noches favorita en su lecho, y vuelvo a sangrar.
Tantos vientres he bendecido, y no puedo bendecir el mío. ¿Qué me va a consolar?, ¿El niño que yo entrego a los brazos de otra madre?, ¿la sonrisa de mi esposo cuando ensalza un hijo que no es mío?
Esta angustia puede conmigo, llena mis días de oraciones a la Reina del Cielo, libaciones a las tierras sagradas, y alimentos que calman mi aflicción.
Voy con mis hermanas, me rodean los niños, pero sola estoy. Sola y avergonzada ante mi amado, con el que ni cuando deseo puedo estar.
Soledad que me duele dentro, si en la plenitud del Sol dorado, quiero dar fruto.

@teatrodelosciclos S.K.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s