Abandono

Dejo la casa prestada, para habitar en otra.

Esta vez, viviré con mi amiga y compañera. Trabajaremos juntas, en un hogar que tampoco es nuestro.

¿Cuándo encontraré al fin un hogar mío?

Mis cabellos son grises, y ya es hora de sentir el verdadero abrazo de la vida, aquella promesa interrumpida.

El beso de la madre tierra hace fértiles los vientres, y renueva la naturaleza una y otra vez. Ella nutre mi esperanza, pese al hijo partido. Sangre y lágrimas vertidas en su vientre, volverán a nacer.

S.K @teatrodelosciclos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s