La primera hermana

Es justa la vida, y agradecida estoy a mi madre, que no me abandonó.

Agradecida estoy a tí, Jacob, que no bajaste la mirada al mirar mis ojos dispares, contemplaste el vaivén de mis caderas; y escuchas el discurso de mi voz.

Mis labores multiplicaron tus frutos, y así mi padre pudo aceptarte como hijo. Tomaste así mi bendición. Como Innana y Baal, siete días de amor tras nuestra unión.

Soy tu compañera, mis brazos se unieron a los tuyos. Primera hermana, primera esposa, fundadora de tu tribu, madre de tus hijos, madre de tu hija, testigo de su libertad.

El sudor de nuestras frentes, el pan hecho cada día, dulce espera en nuestra tienda, antes de rendirme a la vida.

@teatrodelosciclos S.K.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s