Regreso al hogar

La muerte es el regreso al hogar.

Mi sangre lunar cesó, como tampoco estaba en mis inicios.

Mi nombre no se olvidó, porque yo fuí, y estuve, en aquella tienda roja que conciliaba a mis madres, en aquel tejido grueso que cubría la piel de mis sobrinos, en la paja que recogía mi sangre, en el amor que me profesó Shalem, y el que me tiene Benia, en el hijo que parí y en las historias que vivimos de verdad.

Mi vida fue la que elegí, cuando pude decidir con el corazón, y amar también la que no elegí, pues de ella soy.

Mi hogar está siempre conmigo, y en él me quedaré.

S.K @teatrodelosciclos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s