Quinto monólogo de Hipatia de Alejandría. La virgen eterna (número 8)

Un crimen abominable puso fin a mis días.

Un recelo, una envidia prendió la llama que incitó al ignorante.

Una llama, un espíritu llegó a viajar, volvió a su lugar.

Y en el mundo de las sombras me evocan.

Como mártir, como santa, como virgen divina.

Como libre, como bella, como flor eterna de Alejandría, la Catalina santa de esta ciudad.

En el pasado, mi amado Plotino, el que mostró el eterno reino del alma, la religión verdadera de la que ya hablaba Platón, la causa incausada de mi amado Aristóteles. Sabios que ya están en San Agustín, que vivió mi tiempo; en Santo Tomás, cristiano entre cristianos, y en tantas almas que enseñan lo que es verdadero, más allá del tiempo, y más allá del lugar.

S.K @teatrodelosciclos

Escucha en este enlace un audio para trabajar este monólogo:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s