Ciclo de la madre y la matrona

La Tienda Roja es un refugio, un hogar en el que se vivencian los tránsitos de la vida y la muerte de las mujeres, y se pasa el testigo de unas a otras. Es una escuela de aprendizaje de los misterios femeninos. La que ha parido, ayuda a parir; la que ha amamantado, cubre con ugüentos el pezón de su hermana; la que se ha enamorado, acude para saber qué sucederá cuando se una en matrimonio… La tienda es el templo femenino que un día dejó de transmitir y se silenció.
En la novela La Tienda Roja Raquel y Dinah son las parteras de la familia de Jacob. Son madres y matronas. Todas las mujeres de La Tienda Roja son también madres, educadoras que organizan la vida de la tribu, con un papel fundamental en los primeros años de vida de sus sobrinos, hijos y nietos. También son madres que ven a sus hijos seguir su propio camino, y tomar sus propias decisiones; o que deben acatar las decisiones de los hombres, en un mundo patriarcal.
Todos los capítulos, todas las páginas de la novela, nos hablan de la madre.
La madre es una mujer que da fruto y cuida de un ser humano, completo y luminoso. Ella es partícipe de la Divinidad gestante en su cuerpo, mente y espíritu.
Asimismo, en estos días, celebramos que el Sol ha terminado de dorar la cosecha, al haberse mantenido en el culmen de la luz durante más de un mes.

Los monólogos del arquetipo de la madre son:

La madre protectora.
Rebeca, la madre que divide.
Raquel, o el deseo de ser madre.
La matrona.
Dar a luz.

@teatrodelosciclos S.K.

El amor, unión y nuevo ciclo

Es necesaria la unión de un óvulo y un espermatozoide, para que comience una nueva vida y todo cambie.

Es necesario que estemos unificadas, para crear algo nuevo.

Los indígenas quichua creen que avistar una pareja de Curiquingues es signo divino de un nuevo matrimonio. Si lo avistan volando solo, llegará una separación.

El amor es renunciar a muchas de las cosas que creemos que somos, para encontrarnos con lo que somos realmente, a través de un compromiso: con una persona, con una profesión, un proyecto, una comunidad…

El amor es un olvido de sí para el recuerdo. ¡Eterna paradoja!

La novela La Tienda Roja, de Anita Diamant, está cuajada de amor femenino, y ese mismo amor, esa lucha por la unión, es a su vez causa de conflictos y separaciones. Raquel y Lía sufrirán por compartir marido; Diná renunciará a su tribu por amor…

Nutrimos algo nuevo, abandonando completamente lo que ya no sirve.

Estamos en mayo, y celebramos la fecundidad de la tierra, la polinización de las flores, y la unión del esperma y la sangre, para que la unión traiga bendición a los frutos del verano y del nuevo ciclo.

Los monólogos del compromiso amoroso son:

Ser la esposa de Jacob.

La primera hermana.

Mi madre Raquel, me hizo partera.

Yo elijo.

¿Quién comprende mi dolor?

Estos monólogos los escribo inspirándome en la novela La Tienda Roja. En concreto en el encuentro de Raquel y Jacob en el pozo, la boda de Lía y Jacob, (Cap. 1 y 2 de Historia de mis madres) la vocación de partera de Diná, ( Cap 2 y 3 de Mi Historia), la elección de Diná de casarse con Shalem ( Cap 7 de Mi Historia) y el cortejo de Benia a Diná ( Cap 2 y principio Cap 3 de Egipto).

@teatrodelosciclos S.K.

Entro en la tienda roja por primera vez

La sangre recorre mis dedos,

se rompen vasijas de barro,

la virgen que no es heredera,

prepara su entrada en la tienda.

¿Seré la última hija en entrar?

¿Desaparecerá la tienda roja de la tribu?

¿Qué será del poder de Mamre?

¿Qué será del poder de mujer?

El linaje que pasa de madre a hija.

El honor divino de nuestros cuerpos sagrados.

Seguirá la Reina del Cielo junto a Dios,

¿será como Dios?

@teatrodelosciclos S.K

Quiero ser mujer

Si este juego del amor algún día acabará.

La belleza que me llaman, entregada.

Siete meses tras la dicha de sangrar, no podré yo esperar.

Quiero ser mujer, dueña de mi tienda, de mis brazos disponer.

Reina de mis sueños, flor de mis anhelos, cáliz de mi amado, madre de los hijos de Jacob.

Soy Raquel, soy mujer. A los nueve meses del encuentro, salió mi sangre por primera vez.

Comienza el jolgorio, derramo mi alegría, festejan las mujeres mi bienvenida.

@teatrodelosciclos S.K

Soy mujer

¿Recuerdas el día que te vino la regla?

¿Cómo te sentiste?

¿Cómo lo viviste?

En las Tiendas Rojas, recuperamos los momentos cumbre de las vidas de las mujeres, para rescatarlos del olvido y llenarlos de luz.

Los gestos en comunidad femenina nos conectan con lo que compartimos con nuestras hermanas, y en esa comunión sentimos que no estamos solas, y la iniciación se llena de alegría, festividad y a la vez, sencillez.

Cuando una mujer sangra por primera vez, se produce un cambio muy fuerte en su vida. Sus niveles de energía pasan de mantenerse en el entusiasmo de la infancia, a cambiar según los períodos a lo largo del mes. Es importante ayudar a las niñas-mujeres a acoger estos cambios, que llegan de la mano de un fuerte despertar de la sexualidad, que empiezan a experimentar, y de una necesidad muy grande de descanso y recogimiento en sus primeros sangrados.

En este sentido, ellas se convierten en nuestras maestras, porque no están tan condicionadas como nosotras por la sociedad, que nos obliga a mantener el ritmo de nuestras vidas a pesar de nuestros ciclos. La niña que empieza a sangrar, quiere quedarse en la cama, cubrir más su cuerpo o no hacer deporte esos días, y si es así, está en su derecho. El agua fría tampoco le beneficia esos días, y podemos ayudarla a comprender que debe cuidarse a sí misma, y no depender tanto de las opiniones del grupo de amigos que va a la piscina el fin de semana, y quiere que les acompañe.

Las mujeres hace muchos años se reunían cada luna nueva para sangrar juntas. La menarquía era su entrada en ese clan femenino, y también la apertura al matrimonio.

En el libro La Tienda Roja hay dos momentos fundamentales que vamos a rescatar para inspirar nuestro trabajo con este momento cumbre que es la llegada de la menstruación: Raquel está deseando comenzar a sangrar para poder casarse con Jacob (Capítulo 1 de la primera parte: Historia de mis madres) y la ceremonia de menarquía de Diná, la protagonista (principio del Capítulo 6 de Mi Historia, pero se comprende mejor desde el final del Capítulo 5).

Los monólogos de la menarquía son:

Quiero ser mujer.

El poder de Innana.

Entro en la tienda roja por primera vez.

Mi sangre riega la tierra.

Cada luna nueva.

Los publicaré a lo largo de este mes, pero está la novela para inspirarse.

Nuestra percepción de lo que significa ser mujeres en las que se ha activado la fecundidad de la tierra y que pueden ser madres, ha cambiado mucho, desde luego, ¿qué queremos cambiar en esta iniciación para nuestras hijas?

Esta es la reflexión que os invito a hacer esta primavera, que está llegando fresquita para recordarnos que antes de actuar, necesitamos compromiso y reflexión.

Es importante que las mujeres recuperemos nuestro poder sobre este momento: la luna, que es sólo nuestro, más allá de las compresas de la tele teñidas de azul, y de las religiones que lo ignoran o lo limitan. Mi experiencia es que es importante conectar, y trabajar con todo el ciclo lunar en la compañía sagrada de otras mujeres, para descubrir todo un universo maravilloso, que está al alcance de nuestras manos: Luna Roja, de Miranda Grey, el ciclo de la Diosa que tú eres, de Siri Sundri Kaur…y tantos otros manuales, pueden guiarnos en este viaje en el que no estamos solas.

Bendiciones.

@teatrodelosciclos S.K

La alquimia del ciclo menstrual

Estamos acercándonos a la primavera y hablamos de menopausia ¡sí! porque de alguna manera, dejar de menstruar es volver a la virginidad. Es un nuevo inicio.

Una mujer que entra en la plena madurez puede volver a centrarse en sí misma: su trabajo ya está asentado, sus hijos han crecido y tiene un bagaje que le devuelve la independencia y la seguridad.

Sin embargo, como en todo proceso de transformación, hay un período de adaptación que puede ser difícil de asimilar.

Los monólogos de la menopausia son:

Abandono.

Madurez.

Sabiduría.

Libertad.

Regreso al hogar.

Se trata de temas que nos inspirarán para trabajar en esta tienda roja.

En el libro La Tienda Roja, podéis encontrar fragmentos que hacen referencia a estos “títulos” leyendo a partir del capítulo 3 de la tercera parte: Egipto.

Los últimos capítulos de la novela de Anita Diamant no tienen desperdicio…

Diná, la protagonista, vive en su madurez todas las fases de la vida como testigo y protagonista, y tiene también la oportunidad de revisitar su pasado con una nueva mirada, tras haber encontrado la vida propia y el amor que añoraba en su juventud.

Un episodio relacionado con la sabiduría es, por ejemplo, aquella luna nueva en la que cesó su menstruación, y su madre le otorga simbólicamente el poder de la sabiduría.

Y ya sabes que no hay límites para tu inspiración: puedes crear algo que compartir, siempre con tu mente y con todo tu cuerpo, tu voz…y todo lo que tú quieras.

#menopausia #chamana #sabiduría

S.K @teatrodelosciclos

Quinto monólogo de Hildegarda de Bingen. Os enseño y decido.(Número 3)

Si Dios habla por mi boca, yo llevo conmigo mi monasterio donde Dios me lleve.

Él me dió la potestad, y el dominio de esta Abadía. Yo la guardo, y dispongo que cada monja cumpla su cometido. Cada mujer, estela de un mosaico que sólo Cristo teje.

Y ese poder, que no mengua, que forma parte de mí y me posee, me llevó a liberar al noble que se arrepintió, enterrándole en mi propio lugar, por su amor a Dios.

Que Dios me juzgue, y nadie más.

@teatrodelosciclos S.K.

Cuarto monólogo de Hildegarda de Bingen. La armonía Divina en la música y el canto.(Número 7)

Ilustré mis libros con miniaturas, e inicié mis propias melodías.

Mi maestra, Jutta, me enseñó el canto gregoriano, pero yo aprendí escuchando la voz de Dios.

Quise que con mi música mis escritos se animaran, fueran ensalzados,  y las monjas los aprendieran.

Su canto es el sonido de la creación, perceptible por nuestros sentidos, alabanza de gloria en capilla, ermita, iglesia y catedral.

Venga el cielo a la tierra si el órgano suena. Caigan sus ángeles cuando cantemos con devoción.

Se encuentre en este mundo la bendición.

@teatrodelosciclos S.K.

Tercer monólogo de Hildegarda de Bingen. Lo Divino en el mundo físico (número 5)

¿Cómo no habríamos de conocer las cosas tal y como Dios las ha creado?

El espíritu habita en el cuerpo. Sus dones, propiedades, beneficios, modos, etcétera, debemos conocer.

Dios nos dio la lavanda para calmar el ánimo de nuestra mente.

La esmeralda bañada por el Sol, presenta muchos remedios, cura de muchos males ¡Qué poder le dio Dios a esta piedra bendita!

Un nuevo ser humano, un nuevo cuerpo, a través de la mujer, al recibir la semilla del hombre contrayendo sus órganos.

Y en el nuevo cuerpo residirá el aliento del espíritu.

@teatrodelosciclos S.K.

Segundo monólogo de Hildegarda de Bingen. Una nueva lengua ignota. (Número 1)

Dios me inspiró su melodía, y yo inicié una nueva lengua, que vibrara al compás de lo ignoto, que expresara la armonía del creador.

Veintitrés nuevas letras surgieron en mi mente. Un ángel tocando el violín las inspiró.

Hallara yo el modo de hablar de lo terreno.

Hallara la forma de inundar las cosas visibles con el bálsamo de Dios.

Ciudad terrena, reflejo de la Ciudad Celeste.

La lengua de Dios no puede ser aprendida.

La lengua de Dios inspira una nueva creación.

@teatrodelosciclos S.K.