Cada luna nueva

Tres días tomó a los profetas renacer,

tres días transitamos las mujeres en la Tienda Roja, esperando el renacer de la Luna.

Del gran útero que nos acoge, nace toda la vida,

del vacío de nuestros vientres, puede prender la semilla.

Limpiamos nuestras tierras, para sembrar nuestro alimento, que se nutre de Sol, agua y Luna.

Cada luna nueva te espero, cada luna nueva te invito. Regresa a la Tienda Roja.

@teatrodelosciclos S.K.

Mi sangre riega la tierra

Mis madres me entregaron a la Madre Tierra,

abrieron mi vientre con la diosa, y alimentaron mi descanso.

Poderosa ceremonia, que desata el miedo de vivir lo divino del misterio cotidiano.

Libación bendita, agua que llama la luna.

Esta sangre no se pierde, nuestra sangre se ofrece.

Todas las mujeres que sangran están unidas, todas vierten su flujo sagrado, cesan sus tareas, se ofrecen sus manos.

Veneran mi cuerpo, tomado por la Diosa,

Y yo, Diná, sueño con el río que me acogerá.

@teatrodelosciclos S.K.

Entro en la tienda roja por primera vez

La sangre recorre mis dedos,

se rompen vasijas de barro,

la virgen que no es heredera,

prepara su entrada en la tienda.

¿Seré la última hija en entrar?

¿Desaparecerá la tienda roja de la tribu?

¿Qué será del poder de Mamre?

¿Qué será del poder de mujer?

El linaje que pasa de madre a hija.

El honor divino de nuestros cuerpos sagrados.

Seguirá la Reina del Cielo junto a Dios,

¿será como Dios?

@teatrodelosciclos S.K