Quiero ser mujer

Si este juego del amor algún día acabará.

La belleza que me llaman, entregada.

Siete meses tras la dicha de sangrar, no podré yo esperar.

Quiero ser mujer, dueña de mi tienda, de mis brazos disponer.

Reina de mis sueños, flor de mis anhelos, cáliz de mi amado, madre de los hijos de Jacob.

Soy Raquel, soy mujer. A los nueve meses del encuentro, salió mi sangre por primera vez.

Comienza el jolgorio, derramo mi alegría, festejan las mujeres mi bienvenida.

@teatrodelosciclos S.K

El poder de Innana

De nuestro vientre nace, y a la tierra debe volver.

El flujo de sangre de la luna oscura.

Estamos unidas porque sabemos,

que la sangre es anuncio de vida.

Así lo celebramos con la Reina del Cielo.

Con Innana yacemos en la tienda roja, la laguna, el lecho del hombre, y el del parto.

¿Qué mujer no conoce el rito de sangre?

Venera tu sangre, y ama tu nueva vida sagrada con tus madres.

@teatrodelosciclos S.K

Soy mujer

¿Recuerdas el día que te vino la regla?

¿Cómo te sentiste?

¿Cómo lo viviste?

En las Tiendas Rojas, recuperamos los momentos cumbre de las vidas de las mujeres, para rescatarlos del olvido y llenarlos de luz.

Los gestos en comunidad femenina nos conectan con lo que compartimos con nuestras hermanas, y en esa comunión sentimos que no estamos solas, y la iniciación se llena de alegría, festividad y a la vez, sencillez.

Cuando una mujer sangra por primera vez, se produce un cambio muy fuerte en su vida. Sus niveles de energía pasan de mantenerse en el entusiasmo de la infancia, a cambiar según los períodos a lo largo del mes. Es importante ayudar a las niñas-mujeres a acoger estos cambios, que llegan de la mano de un fuerte despertar de la sexualidad, que empiezan a experimentar, y de una necesidad muy grande de descanso y recogimiento en sus primeros sangrados.

En este sentido, ellas se convierten en nuestras maestras, porque no están tan condicionadas como nosotras por la sociedad, que nos obliga a mantener el ritmo de nuestras vidas a pesar de nuestros ciclos. La niña que empieza a sangrar, quiere quedarse en la cama, cubrir más su cuerpo o no hacer deporte esos días, y si es así, está en su derecho. El agua fría tampoco le beneficia esos días, y podemos ayudarla a comprender que debe cuidarse a sí misma, y no depender tanto de las opiniones del grupo de amigos que va a la piscina el fin de semana, y quiere que les acompañe.

Las mujeres hace muchos años se reunían cada luna nueva para sangrar juntas. La menarquía era su entrada en ese clan femenino, y también la apertura al matrimonio.

En el libro La Tienda Roja hay dos momentos fundamentales que vamos a rescatar para inspirar nuestro trabajo con este momento cumbre que es la llegada de la menstruación: Raquel está deseando comenzar a sangrar para poder casarse con Jacob (Capítulo 1 de la primera parte: Historia de mis madres) y la ceremonia de menarquía de Diná, la protagonista (principio del Capítulo 6 de Mi Historia, pero se comprende mejor desde el final del Capítulo 5).

Los monólogos de la menarquía son:

Quiero ser mujer.

El poder de Innana.

Entro en la tienda roja por primera vez.

Mi sangre riega la tierra.

Cada luna nueva.

Los publicaré a lo largo de este mes, pero está la novela para inspirarse.

Nuestra percepción de lo que significa ser mujeres en las que se ha activado la fecundidad de la tierra y que pueden ser madres, ha cambiado mucho, desde luego, ¿qué queremos cambiar en esta iniciación para nuestras hijas?

Esta es la reflexión que os invito a hacer esta primavera, que está llegando fresquita para recordarnos que antes de actuar, necesitamos compromiso y reflexión.

Es importante que las mujeres recuperemos nuestro poder sobre este momento: la luna, que es sólo nuestro, más allá de las compresas de la tele teñidas de azul, y de las religiones que lo ignoran o lo limitan. Mi experiencia es que es importante conectar, y trabajar con todo el ciclo lunar en la compañía sagrada de otras mujeres, para descubrir todo un universo maravilloso, que está al alcance de nuestras manos: Luna Roja, de Miranda Grey, el ciclo de la Diosa que tú eres, de Siri Sundri Kaur…y tantos otros manuales, pueden guiarnos en este viaje en el que no estamos solas.

Bendiciones.

@teatrodelosciclos S.K

Regreso al hogar

La muerte es el regreso al hogar.

Mi sangre lunar cesó, como tampoco estaba en mis inicios.

Mi nombre no se olvidó, porque yo fuí, y estuve, en aquella tienda roja que conciliaba a mis madres, en aquel tejido grueso que cubría la piel de mis sobrinos, en la paja que recogía mi sangre, en el amor que me profesó Shalem, y el que me tiene Benia, en el hijo que parí y en las historias que vivimos de verdad.

Mi vida fue la que elegí, cuando pude decidir con el corazón, y amar también la que no elegí, pues de ella soy.

Mi hogar está siempre conmigo, y en él me quedaré.

S.K @teatrodelosciclos

Libertad

Libre como las aguas del Nilo, siendo quien soy, la partera a la que todos llaman, la amante esposa de Benia, el carpintero; la dulce anciana tejedora de sueños y de amor, encantadora de los corazones de Tebas, guardiana del misterio del nacimiento, por la gracia de mi madre Raquel.

Libre revierto el curso del río, abro los ojos a la vida que fluye, al pasado que no vuelve, al nuevo canto de los pájaros, a la fragancia de la flor del loto, que emerge noche y día, fiel a la dulzura del amor.

Libre soy, Diná, a la que no olvidó su hermano, temeroso del paso del tiempo, que me llama a su barco, para acompañarle en el tránsito.

S.K @teatrodelosciclos

Sabiduría

Mi madre, Lía, me visitó aquella luna nueva que ya no sangré.

Ella, que me llevaba a la tienda roja cuando era niña; ella, mayor que sus hermanas, primera esposa de Jacob.

De alguna manera, Lía se hace una en mí, sabias las dos.

Ella me entrega el anillo de su hermana, símbolo eterno de la sabiduría más preciada. Mi unión a mis madres, y a todas las mujeres que han parido de mis manos, las que vinieron y vendrán.

Mi boca habla por todas ellas, hijas de la misma madre, hermanas en un mismo amor.

S.K @teatrodelosciclos

Abandono

Dejo la casa prestada, para habitar en otra.

Esta vez, viviré con mi amiga y compañera. Trabajaremos juntas, en un hogar que tampoco es nuestro.

¿Cuándo encontraré al fin un hogar mío?

Mis cabellos son grises, y ya es hora de sentir el verdadero abrazo de la vida, aquella promesa interrumpida.

El beso de la madre tierra hace fértiles los vientres, y renueva la naturaleza una y otra vez. Ella nutre mi esperanza, pese al hijo partido. Sangre y lágrimas vertidas en su vientre, volverán a nacer.

S.K @teatrodelosciclos

La alquimia del ciclo menstrual

Estamos acercándonos a la primavera y hablamos de menopausia ¡sí! porque de alguna manera, dejar de menstruar es volver a la virginidad. Es un nuevo inicio.

Una mujer que entra en la plena madurez puede volver a centrarse en sí misma: su trabajo ya está asentado, sus hijos han crecido y tiene un bagaje que le devuelve la independencia y la seguridad.

Sin embargo, como en todo proceso de transformación, hay un período de adaptación que puede ser difícil de asimilar.

Los monólogos de la menopausia son:

Abandono.

Madurez.

Sabiduría.

Libertad.

Regreso al hogar.

Se trata de temas que nos inspirarán para trabajar en esta tienda roja.

En el libro La Tienda Roja, podéis encontrar fragmentos que hacen referencia a estos “títulos” leyendo a partir del capítulo 3 de la tercera parte: Egipto.

Los últimos capítulos de la novela de Anita Diamant no tienen desperdicio…

Diná, la protagonista, vive en su madurez todas las fases de la vida como testigo y protagonista, y tiene también la oportunidad de revisitar su pasado con una nueva mirada, tras haber encontrado la vida propia y el amor que añoraba en su juventud.

Un episodio relacionado con la sabiduría es, por ejemplo, aquella luna nueva en la que cesó su menstruación, y su madre le otorga simbólicamente el poder de la sabiduría.

Y ya sabes que no hay límites para tu inspiración: puedes crear algo que compartir, siempre con tu mente y con todo tu cuerpo, tu voz…y todo lo que tú quieras.

#menopausia #chamana #sabiduría

S.K @teatrodelosciclos

Ciclo Tienda Roja

Los ciclos de vida de la mujer. Ceremonia de menopausia.

Este ciclo comienza con un acontecimiento que queremos celebrar: una de nuestras hermanas inicia un nuevo ciclo de vida, pues lleva ya un año sin menstruar.

En su nueva primavera queremos ayudarle a conectar con la sabiduría, la fuerza, y el poder transformador que comienza para ella.

Así, iniciamos una nueva etapa de trabajo con los ciclos femeninos, inspiradas por la historia de una mujer que quedó en el olvido: Diná, la hija de Jacob.

La lectura del libro La Tienda Roja, de Anita Diamant, nos guiará en nuestro viaje por los acontecimientos iniciáticos de nuestras vidas: menarquía, compromiso amoroso, maternidad, cese de la menstruación y muerte.

El compromiso amoroso y la maternidad no están necesariamente ligados a tener pareja e hijos. Estamos trabajando arquetipos que se repiten en la vida, pero que cobran especial fuerza en algunos momentos vitales. En este sentido, corresponde a cada mujer reconocer cuál ha sido su compromiso amoroso, esa dedicación que la ha llenado de felicidad. Desde la decisión de ser escritora, hasta una conversión espiritual, pueden ser signo de un compromiso elegido por amor. Igualmente, exploraremos la maternidad como fuerza creativa y fecunda, nutritiva, que se manifiesta en todas las mujeres, especialmente en su fase menstrual de ovulación.

En este ciclo no trabajaremos con la numerología, sino con una historia concreta para encontrar la concreción en nuestras vidas, y seguramente descubriremos cosas que habíamos olvidado…pues estamos juntas para recordar.

Igualmente, exploraremos emociones arquetípicas asociadas a estos acontecimientos vitales que suceden en cada lunación, y a mayor escala, en cada etapa de la vida de la mujer.

S.K @teatrodelosciclos

En este audio tienes información para trabajar con tus once puntos lunares con este blog. Esta enseñanza nos fue entregada por el maestro Yogui Bhajan.

Cada dos días y medio las mujeres cambiamos y dibujamos un mapa único y personal durante 27 días y medio.

Este audio puede ayudarte si ya estás inmersa en la tarea de descubrir tu propio, único y maravilloso mapa de puntos lunares:

Diná para trabajar con la membrana de la vagina y la nuca.

Juana de Arco para el punto del ombligo y la línea de nacimiento de tu cabello.

Hipatia de Alejandría para descubrir la luna en el interior de tus muslos.

Leonor de Aquitania para los labios y el clítoris.

Blanca de Castilla para las mejillas.

Hildegarda de Bingen para los lóbulos de las orejas y las cejas.

La madre y la matrona para los pezones.

Puedes trabajar con todas ellas en este blog.

Escucha Puntos lunares con teatro de los ciclos.m4a de Shantjoti Kaur en #SoundCloud