​Segundo monólogo de Blanca de Castilla. Nace un heredero (número 8)

¡Albricias, albricias!

Augusto como tu abuelo, al fin, te he podido parir.

De mis entrañas, tu llanto, acaba con mi agonía,

y otro pecho, bien hallado, alimentará tus días.

Tan pequeño, quiero soñarte grande, pero antes vivo, y antes sano.

¡Larga vida al que será Rey! Largo peregrinar por este valle, que te lleve a la montaña, donde el Sol sale, y se pone en reflejo carmesí sobre la tierra.

El nueve de septiembre, no se olvide ¡Llamen al cronista de la corte, envíen las nuevas a mi amada Castilla! Serás rey de un solo reino, o de dos, y ya eres Rey en mi corazón.

@teatrodelosciclos S.K

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s