Ciclo mujeres, Sin categoría

​Quinto monólogo de Blanca de Castilla. Cuando la Reina, reina (número 4)

Recibimos un reino en paz, tuve que despedir a mi amado esposo, y coronarme con mi hijo.

La paz tambaleante mantuve con enlaces de mis hijas, letanías contra el hereje, limosnas bien encontradas, y el amor, como fuego rebosante, cálido y dulce, que llegó hasta el mismo sitio del Rey.

Ese amor, me dio la paz, la que florece porque otros han luchado antes que nosotros, la que vive cuando otros sobrevivieron.

Es la paz que busco en los muros del monasterio. Nueva soledad, nueva compañía. Esta es mi semblanza.

@teatrodelosciclos S.K

Ciclo mujeres, Sin categoría

Cuarto monólogo de Blanca de Castilla. Universidad (número 10)

Yo, Blanca, sola, con mi hijo, contemplo la Catedral de Nuestra Señora, la sede divina de la Reina del Cielo.

La sede de la Iglesia, el lugar de los doctos, el pilar del monasterio que hice fundar.

La mano que firmó el edicto, los ojos que te vieron partir a luchar, sabiendo que jamás te seguirían al campo de batalla, fuera camposanto, o gloria terrenal.

Victoria, frente al hereje, frente al obispo abusador o el noble desquiciado.

No pude hacerte Rey de la isla. Yo, sola, frente a todo, sí te dí un verdadero reino, el que construyo contigo a diario, el que perpetúa la gloria de mi abuela.

Una mujer, sola ante todo, con un niño. Eras sólo un niño, como el de la Virgen que contemplo, la que nos vigila y preside mi salterio. Si Ella todo lo pudo, yo por ella cuanto puedo, reflejo.

@teatrodelosciclos S.K

Ciclo mujeres, Sin categoría

​Tercer monólogo de Blanca de Castilla. Coronación (número 3)

Flor de Lis, llegate a la Corona de la hija de Francia e Inglaterra.

Reina de Francia, vine a gobernar, a mi amante esposo he de secundar.

Si es sabio mi consejo, el acecho de los nobles he de amedrentar.

Mi batalla en mi lecho, la suya en el campo bélico.

De ambos el gobierno, la cruz bendita, y el poder, al fin, de regir los destinos de la tierra concedida, y de lo que el Cielo quiera prestar.

Flor de Lis, pósate en la obra de éste, nuestro reino, herencia sagrada, que recibe homenaje de los que prestaron ya.

@teatrodelosciclos S.K

Ciclo mujeres, Sin categoría

​Segundo monólogo de Blanca de Castilla. Nace un heredero (número 8)

¡Albricias, albricias!

Augusto como tu abuelo, al fin, te he podido parir.

De mis entrañas, tu llanto, acaba con mi agonía,

y otro pecho, bien hallado, alimentará tus días.

Tan pequeño, quiero soñarte grande, pero antes vivo, y antes sano.

¡Larga vida al que será Rey! Largo peregrinar por este valle, que te lleve a la montaña, donde el Sol sale, y se pone en reflejo carmesí sobre la tierra.

El nueve de septiembre, no se olvide ¡Llamen al cronista de la corte, envíen las nuevas a mi amada Castilla! Serás rey de un solo reino, o de dos, y ya eres Rey en mi corazón.

@teatrodelosciclos S.K

Ciclo mujeres, Sin categoría

​Primer monólogo de Blanca de Castilla. He venido a traer la paz (número 2)

Seré la Reina de Francia, si Dios quiere, y así lo ha dispuesto esta gran mujer.

Si hubiera nacido sierva, alfombrara sus pasos al   bajar del carro.

Escucho los relatos de mi abuela Leonor, y los escribo, como me enseñaron.

Llevo el nombre de mi otra abuela, la madre de mi padre.

Ella trajo la paz de Castilla y Navarra.
Lleve yo la paz a Inglaterra y Francia.

Y tenga más hijos que ella, y el primero sea también varón.
Allá, en Castilla, queda mi amada madre, que tanto esperó un varón…

Cada legua de camino, me separa de Palencia y me acerca a París. Un viaje que mi madre recorrió.

Yo, velada, llego a la corte francesa, a desposar a Luis, el hijo del Rey Felipe, a ofrecer mi consejo y apoyo, y obedecer a Dios, y al Rey.

@teatrodelosciclos S.K