Juana de Arco

La doncella de Lorena fue una mujer cuya vida duró tan solo un suspiro, y sin embargo fue suficiente para trazar un ciclo completo.

De hecho su vida nos habla de dos extremos: por un lado destaca el carácter místico de la joven, por otro su acción fue tan práctica y poderosa, que cambió el curso de una larguísima contienda, que Juana había sufrido desde su infancia.

Juana de Arco nos habla de la seguridad, de la fortaleza, y de la decisión basada en la bendición divina.

Su energía arquetípica es impulso, gracia y valor. Es una energía sintonizada con la primavera, con el signo de Aries y con el ímpetu de la adolescencia.

Cuando trabajé con Juana como arquetipo sentí que es tan verdadera, auténtica y segura de sí misma, que resultaba peligrosa para aquellos que querían controlar el poder.

Es una energía que nos puede acompañar cuando emprendemos un proyecto, por ejemplo, pero también sentí que no es duradera, que tiene que dar paso pronto a una energía más sosegada, menos directa, y con una perspectiva más amplia.

La dirección es importante para comenzar, pero al retomar la energía de Juana comprendí también los peligros de su radicalidad y de no pararse a tiempo.

La vida de Juana me inspiró la siguiente secuencia numerológica de arquetipos: 2, 3, 5, 6 y 4

Si no tienes nociones de numerología tántrica, te aconsejo que busques algo de información, o leas algún libro de María Lapuente, que están bien para empezar a conocer los números. También puedes dejarte inspirar por lo que sugieren los monólogos, e ir comprendiendo la riqueza de los números poco a poco.

La secuencia se recita siguiendo los acontecimientos cronológicos de la vida de Juana. He destacado algunos de esos momentos clave de su vida, por la vibración numérica universal que expresan.

El número 2 en esta secuencia nos inspira dualidad: el sentimiento de carencia por la ausencia de paz en su pueblo natal y el dolor por la violencia sexual contra las mujeres en las contiendas.

El número 3 en este caso nos habla de la decisión de Juana de empoderarse y actuar ante esta situación por el mandato divino que ha recibido.

El número 5 nos habla de la expresión de su verdad ante el Delfín, hasta el punto de convertirse en su maestra.

El número 6 nos habla de la valentía frente al miedo al ser apresada por sus enemigos, por la certeza de que todo lo que ha hecho ha sido por mandato divino.

El número 4 nos habla de la compasión ante la muerte, y de cómo afrontar un hecho tan duro con neutralidad, por la confianza en la Divinidad.

Antes de recitar en voz alta ante un grupo de personas los monólogos de Juana, que presento en las siguientes entradas, es conveniente trabajar el cuerpo y la mente para preparar la interpretación. Puedes hacerlo, por ejemplo, a través de meditaciones, cantos, kriyas y danzas que trabajen especialmente el elemento fuego.

#cuerporadiante #primavera #verdadivina #mártires

@teatrodelosciclos S.K.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s