Quinto monólogo Leonor de Aquitania. El último viaje (número 9)

Quizás sea éste mi último viaje, pues los años se sienten, a pesar de mi espíritu.

Tengo que elegir a la futura Reina de Francia en Castilla, y quiero que sea sabia mi decisión.

Las Reinas cambiamos los destinos de los reinos, alumbramos príncipes y princesas, y sanamos el corazón implacable de los Reyes.

No es fácil decisión.

Mas yo he coronado a mis hijos, y les he enterrado con dolor.

Yo, Leonor de Poitiers, quiero elegir a la Reina, porque de ello depende el destino de los reinos, y nadie puede reemplazarme en esta importante decisión.

Mis frutos hablan por mí, y mi fuerza habla de Dios.

@teatrodelosciclos S.K.

Cuarto monólogo Leonor de Aquitania. Volver a empezar (número 1)

Así como la turquesa no envejece, tampoco se apaga el brillo en mi corazón.

Vienen aquí los trovadores, a la corte de la Reina, que no es prisión.

Tus hijos tienen derecho a las tierras que tienes por mí. Es verdad lo que te digo, Enrique.

Tu perdón ha valido mi encierro, que he convertido en la corte de mi corazón.

Yo, madre de tus hijos, reina de tantos lugares, llena de vida desde que nací.

Convierto este lugar en mi útero sagrado, en el trono de la Reina en este mundo sutil y cercano, en el que alzo la balanza, y defiendo el amor.

@teatrodelosciclos S.K.

Escucha Cuarto monólogo Leonor de Aquitania.m4a de Shantjoti Kaur en #SoundCloud
https://soundcloud.com/shantjotik/cuarto-monologo-leonor-de

Tercer monólogo Leonor de Aquitania. Me divorcio para casarme contigo (número 2)

Hasta aquí han llegado nuestros caminos, Luis.

Bien sabes que lo he intentado.

Enrique, tú eres mi único destino posible ahora.

Eres destino, y espejo. Sí, Enrique, a pesar de tu juventud eres sabio, y me conoces, y me has visto.

En algún momento me has visitado.

Ví tu retrato, leí tus escritos. Me hablaron de tí.

Desde lo alto nos han destinado.

Ámame por quien soy, no por los hijos que pueda darte.

Amarás mi tierra por lo que me ha dado, y nos fundiremos en el agua de los ríos que bañan tus orillas, y las mías.

@teatrodelosciclos S.K.

Segundo monólogo Leonor de Aquitania. Reclamo el poder (número 3)

Mi señor, mi Rey, como señora que soy de Aquitania, yo parto con vos a la cruzada, y vienen conmigo las damas.

Ellas marcarán el ritmo de mis pasos. Ellas que siempre están conmigo, y yo con ellas.

A sabiendas de que allí mi tío nos espera, nuestros servicios serán recompensados, y llevo a mis vasallos.

Vos sabéis, mi señor, que siempre he sido libre, y no esperéis que escuche lo que dicen de mí en la corte.

Nuestras tierras hablarán de nosotros, y el botín silenciará las lenguas perniciosas.

Mas la alegría estará en mi corazón.

@teatrodelosciclos S.K.

Primer monólogo Leonor de Aquitania. Aquitania (número 7)

El sonido del laúd, adornando la voz cantada.

No hablo más por lo que siento, mas mis obras hablan de mi amor.

Aquitania, lugar que me hiciste libre, nací en tí poeta, y me hiciste señora.

El sonido del laúd, ensalza la voz cantada.

Fue mi abuelo el que encontró tus historias. Él llevó las musas a tus frías paredes.

Aquitania, debieras ser en todas partes, mas cuando salgo a cazar, sólo en tu brisa te encuentro.

El sonido del laúd, y la voz del abad cantada.

En tu crepúsculo, cantan los pájaros que llegan del norte.

Aquitania, siempre hermosa, dulce como el vino, deleitan tus manjares.

Escucho el sonido del laúd, y tu prosa, Aquitania, está cantada.

@teatrodelosciclos S.K.

Leonor de Aquitania 

Leonor de Aquitania fue probablemente la mujer que más influyó en la Europa medieval, después de Isabel la Católica.

Leonor fue la reina más atractiva y libre de su tiempo, y bien pudo serlo, porque fue educada como un varón y heredó el Ducado de Aquitania, un territorio muy importante de la Francia feudal.

Con ella comenzaron los acontecimientos que fueron el germen de la guerra de los Cien Años (que tres siglos más tarde tuvo que enfrentar Juana de Arco) y ambas comparten el espíritu de la determinación y la seguridad en sus ideas.

Leonor sería la energía que sucede a Juana, segura y a su vez entregada al florecimiento, las alianzas y la belleza. 

Vivió más de 80 años cultivando el espíritu de su amada Aquitania en su corte, en su presidio, y en sus acciones siempre estratégicas y nada pasionales, a pesar de lo que se dice de ella…

Ella es la flor de mayo, el disfrute de la vida y la Venus del espejo que todos deseaban contemplar.

Comenzamos los monólogos con Aquitania, su casa, el origen de su aura magnética y seductora, la herencia de su abuelo el trovador, y ese es el número 7.

Seguimos con la decisión de Leonor de partir a las cruzadas como señora feudal que era. Su poder expresado en el número 3.

Y Leonor decide divorciarse de Luis el monje, el Rey, para casarse con Enrique, el duque de Normandía, que muy pronto sería Rey de Inglaterra y fundador del Imperio Angevino. La separación y la unión nos hablan del número 2.

Su segundo marido la encerró por su oposición política, y ella transforma su corte-presidio en corte de amor. Es el número 1, porque allí nace una nueva reina, la que gobierna su reino interior. Este monólogo, por las palabras y su sentido, también tiene mucho de la vibración del número 7 en sus aspectos de justicia, perdón y sede. En cualquier caso, escribiendo este monólogo he querido resaltar el sentido más profundo que dignifica su situación: Leonor, en lugar de ser víctima se convierte en la nueva Reina de la Corte del Amor.

Por último, siendo octogenaria Leonor emprende un largo viaje para elegir, de entre las infantas castellanas, a la futura reina de Francia. Es la sabiduría del número 9, es la experiencia de toda una vida la que nos lleva a afirmar que ninguna acción de nuestra vida es banal.

Su secuencia numerológica: 7, 3, 2, 1, 9
¡Disfrutad mucho con Leonor!

#amorcortés #afrodisíaco #flordemayo

@teatrodelosciclos S.K.

Tercer monólogo Juana de Arco. Encuentro con el Delfín (número 5)

Yo te confieso ¡oh Rey! Que sigo siendo doncella.
Te confieso que Santa Catalina, Santa Margarita y San Miguel me han guiado hasta tu refugio.
Puedo guiarte hasta el trono de Francia escuchando las voces divinas.
El verdadero poder sólo viene de la Divinidad.
Dame el mando de tu Ejército y yo os liberaré.
Es la voluntad Divina que Francia sea libre.

@teatrodelosciclos S.K.

Segundo monólogo Juana de Arco. Monólogo sobre la decisión de luchar (número 3)

Yo levantaría el asedio de Orleans.
Yo coronaría al Rey de Francia.
Yo dirigí su Ejército.
Yo sigo la voluntad Divina.
Yo, por nosotros, por Francia.
Yo me visto de hombre para ir a la batalla.
Yo alzo la espada, el estandarte.

@teatrodelosciclos S.K

Audio para trabajar este monólogo:

Escucha Segundo monólogo Juana de Arco.m4a de Shantjoti Kaur en #SoundCloud
https://soundcloud.com/shantjotik/segundo-monologo-juana-de-2